Amy Cooper a la izquierda y Christian Cooper a la derecha.
Amy Cooper a la izquierda y Christian Cooper a la derecha.

Cinco terapias son suficientes para curar el racismo

Noticias

Completar un programa de consejería de distracción para curarse del racismo. Así lo dejaron entender este martes los fiscales de manhattan que desestimaron los cargos contra Amy Cooper, la mujer blanca arrestada en mayo pasado por acusar falsamente a un hombre negro de intentar atacarla.

Cooper, fue grabada justo el mismo día en que George Floyd fue asesinado en Minneapolis, gritándole a un hombre negro que llamaría a la policía para decirles que él la estaba amenazando, lo que visiblemente era falso.

El altercado inicio cuando el hombre, un observado de aves llamado Christian Cooper – nada que ver con Amy, pese a tener el mismo apellido – le pidió a la mujer que le pusiera una correa a su perro, tal como la ley lo estipula. Ambos estaban en Central Park en Nueva York.

A esto la mujer reaccionó alterada y comenzó a amenazar al hombre con llamar a la policía para reportar que un negro la estaba molestando.

El martes, los medios reportaron que los fiscales de Manhattan estaban satisfechos con la participación de Cooper en el programa de cinco secciones de terapias, descrito como una solución alternativa de justicia restaurativa, y no buscarían continuar con el caso.

La jueza Anne Swern, que presidió el asunto acordó desestimar el cargo de presentar un informe policial falso y dijo que sellaría el archivo del caso de Amy Cooper, de acuerdo con la ley estatal.

El enfrentamiento, capturado en video llamó la atención de todo el mundo y fue visto por muchos como un claro ejemplo del racismo cotidiano.

Prensa Asociada reportó que Christian Cooper, el observador de aves que grabó el video y el sujeto de la llamada al 911 de Amy Cooper, se enteró de desestimación del caso cuando AP lo llamó poco después para cuestionarlo sobre la decisión.

Christian Cooper luego emitió un comunicado diciendo que la solución del caso era otra injusticia racial.

Después de que el video del altercado se hiciera público, muchos, tanto en los medios de comunicación, como en las redes sociales, indicaron que la señora Cooper hizo uso del llamado “privilegio blanco” cuando llamó a la policía y trató de intimidar al observador de aves.

Debo de aclarar que el “privilegio blanco” en Estados Unidos, se conoce - en parte - como ciertas libertades y privilegios que se les da a las personas blancas y que se les niegan a los negros. Para muchos eso es parte del racismo sistémico que existe en el país.

Al final hay que ser claros con algo, si la señora Cooper actuó por racismo o basada en sus privilegios, no lo sabemos. Ahora, si los fiscales entienden que las cinco terapias fueron suficientes para hacer que la mujer recapacitara sobre sus acciones, bien por ellos y por ella también, aunque todavía queda la duda y la señora Cooper contactó al señor Cooper al menos para disculparse por ocurrido, pues no hay reporte que indique eso y el que el señor Cooper hablara de injusticia racial en respuesta a la decisión de los fiscales, es prueba de que no ha habido disculpa alguna.

Mira aquí el video ocurrido el 25 de mayo del año pasado en Central Park, Nueva York.

(0 votos)
Leído 64 veces