Inmunidad policial: Nadie pagará por asesinato de hombre en Rochester

Opinión

El nombre de Daniel Prude, quizás no les sea familiar, pero les cuento un poco sobre él. Prude era hombre de Chicago, padre de cinco niños que viajó a Rochester, Nueva York para visitar a su hermano el año pasado, lamentablemente terminó con una bolsa en su cabeza solo minutos antes de que dejara de respirar. ¿Como llegó esa bolsa a su cabeza? Bueno, fue puesta por la policía.

En imágenes que se divulgaron en septiembre pasado, se puede ver a Prude desnudo en la calle rodeado por oficiales de policías. Ellos habían sido llamados por el hermano de Prude quien estaba preocupado por la salud mental del hoy occiso.

En el video obtenido por la familia de Prude, se puede ver a los policías pedirle a éste que coloque las manos en la espalda para poder esposarlo a lo que Prude obedece sin contratiempo. Poco después le colocan en la cabeza una bolsa para escupir y menos de diez minutos después, él deja de respirar.

Prude fue llevado al hospital donde una semana después le fue retirado el soporte vital. Una autopsia encontró que el hombre de 41 años murió por asfixia luego de las sujeciones utilizadas por la policía y de un delirio excitado, un síndrome complejo que puede desencadenarse por el uso de drogas recreativas.

Este caso llamó la atención nacional y generó protesta demandando justicia. En ese momento el hermano de Prude, Joe Prude dijo que llamó a la policía por ayuda y estos terminaron matando a su hermano. Y no hay que ser un criminalista para entender que, si de esa situación se saca la bolsa, los hijos de Daniel Prude hoy no serían huérfanos.

Si el hecho es preocupante, más preocupante es que el caso pasa a la lista de impunidad, ya que todos los oficiales involucrados en la muerte, no enfrentaran cargos. Ellos – unos siete – fueron exonerados por un gran jurado del estado de Nueva York.

Ósea, otra vez oficiales de policía matan a alguien y salen sin responsabilidad alguna. En este caso en particular el señor Prude no debió de haber muerto, porque él no era una amenaza para nadie. La policía fue llamada para ayudar con una situación y ellos no solo la empeoraron, sino que también le quitaron la vida a una persona y dejaron a cinco niños huérfanos. 

Este tipo de situación se hace cada vez más común en este país, cada vez es más frecuente ver en las noticias y en las redes sociales videos de policías que son llamados para ayudar en alguna situación y ellos terminan empeorando las cosas. Pues quizás para los oficiales eso no resulte ser la gran cosa, ya que en casi el 100 de los casos suelen no enfrentar consecuencias. Esto gracias a la impunidad de que los policías disfrutan.

En Estados Unidos la inmunidad policial es algo común. Cada año, cientos de ciudadanos mueren en mano de agentes policiales, pero son muy, muy pocos los que enfrentan cargos y el hecho de que sean llevado a la justicia, tampoco garantiza que serán hallados culpables.

Según la agencia de noticias francesa, en los últimos 15 años en Estados Unidos solo 110 policías han sido acusado de homicidio por matar a alguien, pero apenas cinco han sido declarados culpables. Esto es muestra clara del nivel de impunidad con que cuentan los policías este país, y el caso de Prude, solo es otra muestra más de eso.

Es más que claro que el trabajo de la policía no es fácil, que es muy peligroso. Eso no se puede negar, pero cada persona que decide enlistarse en un cuerpo policial debe de tener claro lo peligroso que es ese trabajo y al mismo tiempo de tener presente de que su función es la de proteger a la ciudadanía. Sin embargo, en Estados Unidos ese no es el resultado que se está viendo, ya que los departamentos policiales del país están entrenando a sus oficiales, no para proteger a la población sino a protegerse ellos mismos, es por eso que cada vez son más las personas que son asesinadas por policías.

Para poner esto en una mejor perspectiva, en el 2019, en Francia, la policía mató a 20 personas según la agencia de noticias francesa, mientras que, en España, según el ElDiario.es, no se registró muertes a mano de sus oficiales, pero en Estados Unidos, la policía le disparó y asesinó a 1,098 ciudadanos.

Estos números ponen en evidencia lo desviado que los policías de Estados Unidos están de su misión principal que es brindar protección a sus ciudadanos. además, dejan claro de que se hace necesaria una revisión y un cambio de política dentro de los distintos departamentos policiales de este país. Porque si esto no ocurre, seguiremos viendo más casos como el de Prude o George Floyd.

Aquí está el video extraído de la página del Washington Post

(0 votos)
Leído 183 veces