En EEUU, las armas de fuego son más importantes que los niños

Destacada
Opinión

La violencia armada es una epidemia y una vergüenza para Estados Unidos, dijo la semana parecientemente el presidente Joe Biden en momentos en que anunciaba varias órdenes ejecutivas con mira a contrarrestar dicho flagelo social.

Biden no pudo estar más en lo cierto con su aseveración, pues la violencia armada ha sido un lastre para la sociedad estadounidense que durante décadas ha visto como miles de personas inocentes son asesinadas con armas de fuego.

Cada año decena de miles de estadounidenses pierden la vida gracias a esos aparatos infernales, pues con las armas de fuego se hace tan fácil el quitarle la vida y en poco tiempo a muchas personas y esa es una problemática de la que ya hemos hablado en el pasado y que debe de ser enfrentada de forma categórica.

Anualmente, Estados Unidos registra un gran número de tiroteos masivos que cobra la vida de miles de personas y siembran el luto en nuestras sociedades. Esto ocurre sin que el Congreso se tome esa situación en serio y contrariamente – los congresistas - se mantienen firme en defender el porte de las armas ignorando el peligro y el daño que estas están haciendo a sus representados.

En el 2020, debido a las medidas de aislamiento por la pandemia, el número de tiroteos masivos en lugares públicos disminuyó sustancialmente, pero eso no evitó que cerca de 20,000 estadounidenses fueran asesinados con armas de fuego. Esos datos provienen del Archivo de Violencia con Armas. A esa cifra hay que sumarles que otras 24,000 personas se suicidaron usando armas de fuego el año pasado.

Recientemente, publicamos un artículo en el que hacíamos mención a una tragedia ocurrida en Texas en la que dos hermanos mataron al resto de su familia. En una nota dejada por uno de los hermanos, él agradecía el hecho de que fuera tan fácil el poder adquirir un arma de fuego, asegurando que eso les permitió a ambos llevar a cabo la matanza de sus cuatro familiares.

Yo siempre he dicho que donde hay un arma de fuego existe el riesgo de una tragedia, y el siguiente caso es fiel ejemplo de esto.

En Texas, que es uno de los estados donde más amor por las armas existe, un niño de 9 años mató a otro de 11 años tras dispararle en la cabeza.

¿Como ocurrió esta tragedia? De la forma más común e irresponsable posible. De acuerdo con Newsweek, el niño asesinado estaba bajo el cuidado de la madre del niño que disparó. Según la revista, la mujer, quien también tiene otro hijo de 11 años, fue a una tienda Walmart en Dallas y dejó a los tres niños solos en su vehículo para entrar a la referida tienda a realizar unas compras.

Mientras los menores estaban desatendidos en el auto encontraron un arma de fuego y comenzaron a jugar con ella. Fue entonces cuando el niño de 9 años disparó el arma alcanzando al otro niño de 11 en la cabeza. Esto provocó la muerte del menor que fue identificado como Dazmon Brown Jr.

Este es un caso claro de negligencia y de seguro, los defensores de armas argumentaran que la mujer, cuyo nombre no fue revelado debió de tener más cuidado con el arma, pero lo que nunca se reconocerá es que – como ya dije – donde hay un arma de fuego existe el riesgo de una tragedia y la muerte del niño Dazmon es prueba vida de eso.

Esta tragedia, no es la primera que se registra en los Estados Unidos, y es seguro que tampoco será la última. De acuerdo con el sitio web childrendefense.org, desde 1963, 186.239 niños y adolescentes han muerto con armas de fuego en suelo estadounidense, cuatro veces el número de soldados estadounidenses muertos en acción en las guerras de Vietnam, Golfo Pérsico, Afganistán e Irak combinadas.

Esas cifras son completamente alarmantes, pero nunca han sido suficientes para tocar los corazones de los congresistas y políticos estadounidenses que se niegan a tomar carta en el asunto y proteger, no solo a los niños, sino también a los ciudadanos de este país, los ciudadanos que ellos se comprometen a proteger cuando toman juramento de sus puestos legislativos.

Se estima que en Estados Unidos hay más de 393 millones de armas de fuego, lo que equivale a más de un arma por persona. Esta cifra también representa una cantidad enormemente exagerada y quizás preocupante, ya que las fuerzas policiales y militares del país solo poseen alrededor de 5.5 millones de armas.

El amor que los estadounidenses tienen por las armas de fuego es evidente, pero es muy triste el ver como Estados Unidos como nación pone ese amor por encima de la vida de las personas e incluso de sus propios niños.

Lo peor de todo, es que esto no va a cambiar en un futuro cercano, porque si la matanza de más de 20 niñitos en una escuela de Connecticut – uno de los hechos más horrorosos que yo haya visto en mi vida - no fue suficiente para mover los corazones de los legisladores, los políticos y la sociedad en general, entonces ¿Qué podría hacerlo?

(0 votos)
Leído 101 veces